De Lluvia y Adopciones

Siempre he creído que una ciudad te adopta cuando llueve. Hay una sensación especial que escuchas en el golpeteo de las gotas sobre el parabrisas. En los miles de espejos de agua, con sus formas caprichosas, que salpican tus pupilas de los colores de la ciudad.

Hace 20 días que el destino me trajo a Tulum. Un pequeño pueblo tan bullicioso como desolado. Con su gente tan ella. Su comida tan ella. Su cultura tan ella.

He recorrido sus calles antes, pero no como hoy. Nunca aderezadas con agua y olor a selva mojada. Hoy al fin sentí que recorría los espacios más en confianza. Que descubría nuevos lugares y confirmaba otros tantos.

Recuerdos de paso de años más inocentes que hoy moldeo con una corazón más duro, pero más inteligente. Sensación de nuevo comienzo, de nuevos retos por descubrir.

No importa lo que dure o lo que pase, hoy estoy aquí y me sé de aquí…y por fin me gusta.

Anuncios

Lo Hemos Vivido Todo

lecciones-que-da-vida-10-maneras-escribir-sen-L-v7s5H2

Todos, sin importar nuestra soberbia o la carencia de ésta, llegamos a un momento donde sentimos que lo hemos vivido todo; o que al menos hemos dado un sorbo a la enorme copa de la experiencia, reconociendo su fuerte sabor y lo caliente de su trago.

El día a día es algo tan común que te hace sentir enjaulado. Un atardecer es tan rutinario que lo das por sentado (¿o acaso recuerdas el último atardecer que viste por el mero placer de hacerlo?). Si tu corazón ama o es destruido te da ya lo mismo. Tras tantos contrastes encarnados en los rostros de viejas relaciones incluso te das el lujo de rechazar todo lo que te hace sentir o palidecer, mientras observas desde lejos -a la orilla de tu realidad- el desenlace de la historia.

Pero es cuando te resignas a que los días vayan pasando sin contarlos, a que las horas son sólo un “tic-tac” del reloj, que una soleada mañana de un jueves cualquiera, el destino irrumpe a galope para que lo cabalgues; y entusiasmado con tu nueva montura, por fin entiendes que esta energía de cambio e ingenuidad siempre fue tuya y que la puedes aplicar a lo importante, pero también a todos esos pequeños momentos que conforman tu existencia.

Lo que ya se ha vivido siempre se puede repetir. El Sol que hoy se oculta en el horizonte es muy diferente al Sol que ayer alumbraba tu camino. Cada amor es tan diferente como muchas son las facetas que han existido de ti en tus escasos años de vida.

Y es entonces que recuerdas que no estás solo, que la vida siempre ha estado ahí, lista para mostrarte nuevas sensaciones, nuevos retos…

Hace 2 Años…

Estos días, hace dos años, aprendimos que somos un país único; donde la tristeza entre las ruinas se ve eclipsada por la alegría que nace de la hermandad de su gente.

Aprendimos la grandeza de la vida y que todo ser vivo es valioso e importante, camine con dos piernas o ande a cuatro patas.

Aprendimos que vivimos en una nación grande, donde sus ciudadanos demostramos no tener -contrario a lo que se cree- el Gobierno que merecemos.

Aprendimos a reenamorarnos de nuestra cultura; donde, sin importar su historia, cada mano está dispuesta a tomar a otra y no soltarla hasta verla a salvo.

Aprendimos que la individualidad puede menos que la solidaridad. Que miles de hogares por el país están llenos de personas que harán hasta lo imposible por hacerte sentir en casa, aun cuando estés a más de 2,000 kilómetros de ella.

Aprendimos que el brigadista alemán que trabajó a nuestro lado, o ese japonés o aquel israelita dejaron de ser extranjeros para ser hermanos mexicanos por derecho propio, piedra por piedra.

Aprendimos que cada lata o botella pueden ser algo más que alimentos; pueden transformarse en cartas que, con sus mensajes de afecto y ánimo, también reconfortan el alma.

Aprendimos que la bandera tricolor, que adorna cientos de casas y avenidas estas fechas, despierta en esos quienes las veíamos entre escombros algo inexplicable que te impulsa a seguir más allá de lo que creías podías dar.

No importa desde qué trinchera trabajaste esas fechas, desde quienes somos rescatistas, aquellos que repartían café a las 2AM o esos quienes donaron sus recursos para ayudar a desconocidos: todos aprendimos que ser mexicanos es un privilegio que debemos honrar día tras día.

Gracias México, por ser México.

Orgullosamente: Brigadista Rescatista.

Puntos Suspensivos


Los adjetivos sobran, pero faltan las palabras. El otoño llega en todo acto, en todo pensamiento; en esta madrugada de gestos felinos que flotan en un mar de desiciones. Intensamente viene y va un pasado vestido de fotografías escondidas de un futuro imaginado. Se adorna con música y melancolías que vienen acompañadas de tardes que se hacen eternas recibiendo la noche entre el cansancio y el peligro. Sueños recurrentes que condensan sobre sueños derramados; sueños que bullen en el calor de una cama fría y asolada. Ecos de un septiembre en el que están de más -o tal vez de menos- los puntos suspensivos...

Mayo, 2019

Y así termina Mayo. Unos cuantos días de menos pero unas cuantas reflexiones de más.

Un Mayo donde fui mala hierba y medicinal. Un Mayo que me esparció convertido en deseos por el viento.

Sin alas y cargando lastre caí lejos, muy lejos, de donde me arrebató el viento.